viernes, 30 de octubre de 2009

MACRI ESPÍA y REPRIME





ORGANISMOS DE DERECHOS HUMANOS, ORGANIZACIONES SOCIALES, SINDICALES Y POLÍTICAS DENUNCIAN LAS PRÁCTICAS REPRESIVAS DEL GOBIERNO DE MAURICIO MACRI Y PIDEN LA RENUNCIA DE LOS MINISTROS DE EDUCACIÓN, SEGURIDAD Y ESPACIO PÚBLICO.

Viernes 30 de octubre
a las 16 horas
en la Manzana de las Luces (Perú 222)


Familiares de Víctimas del Atentado a la AMIA, junto a Memoria Activa, Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Familiares de desaparecidos y detenidos por razones políticas, HIJOS, CELS, APDH, organizaciones sociales, sindicales y políticas, convocan a una conferencia de prensa para exigir la dimisión de los ministros Mariano Narodowski, Guillermo Montenegro y Juan Pablo Piccardo, por el caso de las escuchas ilegales, la persecución a los docentes y las constantes violaciones a los derechos humanos de las personas en situación de calle, hostigadas y desalojadas por las patotas de la UCEP.

Decenas de organizaciones sociales y sindicales, con el apoyo de legisladores electos y en ejercicio, reclamarán hoy viernes a las 16, en La Manzana de Las Luces, las renuncias del ministro de Educación, Mariano Narodowski, y su par de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro, en el marco de los avances judiciales sobre la causa que investiga la trama de responsabilidades en el escándalo del espionaje ilegal. También pedirán la dimisión del titular de la cartera de Ambiente y Espacio Público, Juan Pablo Piccardo, y la disolución de la UCEP, una propuesta que surgió entre vecinos sin filiaciones partidarias y familias damnificadas por los violentos operativos de los grupos de tareas macristas.

En ese sentido, los referentes de los grupos que impulsan la iniciativa explicaron que el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, es el principal responsable por la implementación en su gestión de prácticas represivas y discriminatorias que violan los derechos humanos.





Leer más...

martes, 13 de octubre de 2009

CANAL 9



Canal 9 pertenece al empresario mexicano Remigio Ángel González González, aunque la licencia aún figura a nombre de su ex dueño, Daniel Hadad. El CONFER inició un proceso que podría derivar en su caducidad.

Desde hace tiempo, canal 9 se convirtió en una boca de expendio de novelas extranjeras enlatadas y enfrenta reclamos de sindicatos de técnicos y la AAA (asociación Argentina de Actores) que rechazan el “vaciamiento y la profunda extranjerización”. El CONFER intimó a los nuevos dueños porque el tiempo para completar la documentación que deben presentar ante el organismo se acaba. Si no cumplen, la licencia puede quedar vacante.

Los propietarios de Telearte S.A. jamás aportaron los papeles de la sociedad. El Comfer emplazó en varias oportunidades, sin éxito, a los nuevos accionistas para que presenten la documentación. La última vez fue en agosto pasado, cuando cursó una intimación bajo amenaza de archivar el trámite de transferencia si no aportaban la información en un plazo de 45 días hábiles. El tiempo de gracia está a punto de expirar. Si todo sigue así, González González –apodado el Fantasma por su bajo perfil– se quedaría con una “licencia muda” porque la baja le impediría, por ejemplo, vender publicidad y pagarles a los proveedores. Así, en los hechos, el canal que hoy ocupa el tercer lugar en el rating, muy lejos de Telefe y Canal 13, quedaría vacante.

De acuerdo al decreto 715, de 2003, los últimos socios autorizados como propietarios son Prime Argentina (la sociedad que conformaron Daniel Hadad, Fernando Sokolowicz y Benjamín Vignotti para comprar el canal) y la S.A. HSS Media. Lo que aún se encuentra pendiente es la autorización de la nueva composición accionaria que integran Inversora de Medios y Comunicaciones S.A., Bellevielle S.A. –en cuyo directorio figura el mexicano González González– y Carlos Eduardo Lorefice Lynch, apoderado de Canal 9. Fue Hadad el que le vendió la totalidad del paquete accionario al consorcio que domina el Fantasma entre 2006 y 2007. Los datos constan en manos de los jefes de los bloques opositores en el Senado desde que el interventor del CONFER, Gabriel Mariotto, se los entregó en su paso por las audiencias en la Cámara alta.

El magnate mexicano es propietario de 30 canales y 80 radios a lo largo de toda Latinoamérica y, en abril pasado, adquirió también FM Aspen. Desde hace casi dos años, los trabajadores del 9 vienen denunciando que actualmente sólo se utilizan para producciones propias dos de los nueve estudios que tiene la emisora. Hay camarógrafos, iluminadores, locutores, periodistas, actores y extras que casi no tienen trabajo. La demanda cuenta con el respaldo del Sindicato Argentino de Televisión, la Asociación Argentina de Actores y la Confederación Sindical de Trabajadores de Medios de Comunicación Social. En ese lapso, el reclamo para que la emisora cumpla con el mínimo de ficción nacional que fija el decreto ley 22.285 contó con la adhesión de figuras como Cristina Banegas, Diego Capusotto, Natalia Oreiro, Gastón Pauls y Antonio Gasalla, entre muchos otros. Parte de esa información puede leerse en la propia página del Comfer, donde se encuentra el respaldo de los trabajadores de Canal 9 a la Ley de Servicios Audiovisuales sancionada el viernes último.

La nueva Ley de Medios (votada en el Senado 44 a 24) obligará al ciudadano estadounidense González González a desprenderse del 70% de las acciones y a producir un 60% de contenidos nacionales.

El decreto 22.285 de la dictadura establece un mínimo de 40% de producción nacional diaria en los canales de aire. Actualmente, el 51% de lo que se transmite de lunes a viernes por Canal 9 no se produce en el país, pero el porcentaje alcanza el 80% los sábados y el 65% los domingos. La emisora de la calle Conde llega a cumplir con ese requisito sólo a partir de los noticieros y la repetición de programas propios, como el de Viviana Canosa. Una opción intermedia sería que la productora de Diego Gvirtz se haga cargo de, por lo menos, cuatro horas diarias.



Leer más...

viernes, 9 de octubre de 2009

HOY, NOSOTROS



Esta es la columna de hoy en Iceberg, el programa de Mirta Muragua que va por Radio Argentina, AM 570, que va de lunes a viernes a las 14

por Osvaldo Tangir


Hoy no quiero darles cabidas a ellos, ni a las maldades que hicieron, que están haciendo ahora mismo –lo sé porque hay tevé, en el estudio, sobre las cabezas de Mirta y la mía hay una tevé- o las que planean cometer. Ellos son ellos, ya saben de quiénes hablo. Pero hoy no quiero que entren en cuadro. Ellos son lo viejo, lo carcomido, una tiniebla con olor a ayer que no termina de irse, un pasado cruel que intentó maquillarse de presente, de presente eterno, pero no pudieron. Ya, ya dejo, ya no voy a hablar más de ellos. Hoy no es un día para nombrarlos.

Voy a hablar de nosotros, de los que vamos juntos en esta patriada por ser mejores, o por lo menos auténticos. Vamos a hablar de los que hoy nos levantamos expectantes, con el anhelo de que la oscuridad, esa oscuridad modelada de silencio e imposturas quede al fin atrás. Quiero hablar de nosotros, hermanos en la fe y la convicción de que un tiempo mejor empezará a nacer, o está ya nacido y aun, por cábala o sabiduría no admitimos a viva voz.

Quiero hablar de ese nosotros plural, diverso, comprometido, de ese rejuntado de heridos, maltrechos, vencidos tantas veces y vueltos a levantar; de esa comunión de esperanzados y empeñosos, reunidos por la mística de volver a ser, que ha salido a la luz, que se ha hecho luz en este tiempo bello y tremendo.

Vamos con Víctor Hugo Morales, espada invicta en cada uno de los interrogatorios que debió afrontar; vamos juntos con el genial Alejandro Apo, el primer periodista conocido en jugar a favor.

Vamos con Angelito Cappa, la abuela Carlotto, Miguel Rep, Pérez Esquivel, que empujaron la decisión de la Presidenta de enviar este proyecto de ley al Congreso. Vamos junto a esos radicales corajudos, hay una solicitada por allí, que tuvieron la dignidad de romper lanzas con una conducción partidaria vendida al peor postor y apoyan la nueva ley.

Vamos con los trabajadores del Diario Crítica, que encabezados por mi amigo Alejandro Agostinelli se jugaron enteros y firmaron un documento a favor de la promulgación de la ley. Vamos con los rectores e integrantes docentes y no docentes de las 44 universidades del país, que le dieron su rotundo sí.

Juntos con los más de 300 artistas, como Pepe Soriano -cuándo no con los buenos- Natalia Oreiro, Andrea del Boca, Capusotto, Lito Cruz, Leonardo Favio, el Vasco Aristarain, Roberto Carnaghi y tantos más que escribieron a los senadores para avisarles con toda seriedad que en ellos “está la decisión de que sigamos pudiendo ver nuestras propias imágenes y de que nuestros hijos sepan, a través de ellas, quiénes fuimos, quiénes somos y qué país y qué mundo soñamos. Y, nobleza obliga, vamos también con el Chiche Gelblung y el Gordo Lanata, dos que no están para nada en mi cuore, pero que los sé a favor Esta ley puso a muchos frente a frente con su conciencia. Y entre las definiciones de la dictadura y los designios de la democracia no dudaron.

Quienes me escuchan y me conocen de la vida saben que soy peruca de siempre, y por eso mismo voy a decirles que la pelea por la ley ha nucleado a argentinos de los más diversas definiciones políticas. Eso sí: recordaré que un 1 de marzo de 1947, un gobierno, el de Perón, nacionalizó y así restituyó los ferrocarriles al pueblo; un 18 de marzo de 1948 se nacionalizaron los teléfonos, y nació la Entel.

Cinco años más tarde, en 1953, ya en el segundo gobierno del General, se hizo la primera Ley de Radiodifusión, la única, la primera promulgada en democracia en aquellos tiempos más radiales que televisivos. Como ven, todas herramientas claves para comunicar y relacionar a los criollos y todas en manos nacionales. Y ésta ley de hoy que esperamos con nervio y alegría, que apunta a que los argentinos nos relacionemos, nos conozcamos, nos comuniquemos de manera fluida, horizontal, sin intermediarios interesados, como aquellas, está haciéndose vida en un gobierno peronista.

Está claro, ¿no? Esto trasciende a un partido, a un frente, a un gobierno, a los legisladores, a la oposición, inclusive a todos los argentinos, porque les aviso que toda América espera que nosotros encendamos este faro que indique una senda cierta hacia la libertad, hacia la liberación. Así como Brasil se la está jugando en Honduras por la democracia en el continente, y Bolivia, ha tomado la gran tarea de revalorizar los recursos naturales y los humanos, también, no sólo para Bolivia sino para el mundo.

Amigos, compañeros, hermanos, conocidos, enemigos míos: hagamos añicos esa vida paralela; ese mundo virtual que se parece cada vez menos al real, y que puebla las pantallas de tevé, que no sigan hablando ni pensando por nosotros. No pensemos ya en ellos, hoy pensemos en este nosotros multitudinario que venimos siendo. Centrémonos en este nosotros pletórico de luchadores, de valientes, de esperanzados, de deseosos; en su ejemplo, en su luz, otra vez luz. Pero es que la palabra de hoy es luz, y no me cansaré de repetirla

Apoyemos esta Ley de Medios, que es "para bien de todos", Y el que así lo sienta, venga hoy al Congreso cuando va cayendo la nochecita. Allí nos encontraremos los que fuimos juntos en perfume de esperanza, bajo la banderas de LA COPLA, del MOVIMIENTO PERONISTA BLOGUERO, de la CORRIENTE NACIONAL Y POPULAR o simplemente bajo el bendito cielo argento. Para vivir un momento histórico; una ceremonia fundacional y definitiva, de hondo humanismo, de proverbial justicia.

Esta noche seremos testigos de LA RESTITUCION DE LA PALABRA AL PUEBLO ARGENTINO.


Osvaldo Tangir
(autor del blog el turco turquestán)


Leer más...

jueves, 8 de octubre de 2009

"Ningún premio me quita el sueño"



Ni la fama de actor de culto local, ni la carrera con proyección internacional lograron obnubilarlo. Ricardo Darín todavía mantiene la franqueza y la espontaneidad del chico de barrio que fue. Cómo no creerle entonces que no se le movió un pelo de su abundante cabellera nevada cuando se enteró que las dos películas que protagoniza fueron preseleccionadas para competir por el Oscar. “No me pone nervioso ni ansioso. Sé que sirve para promocionar los filmes. El de Campanella no lo necesitaba, en cambio sí el de Trueba, porque la crítica lo trató mal”, cuenta con la voz entrecortada, ronca. No es extraña su reacción. Hace tiempo que el actor hace un culto del “anti-exitismo”, del bajo perfil, de la intermitencia. Después de ser aplaudido, suele desaparecer de la escena pública y tomarse un tiempo hasta aceptar un nuevo desafío. Entonces se refugia en su hogar, con los suyos: Florencia Bas, su mujer y sus hijos, Ricardito y Clara.

El timbre de su voz delata cansancio. Motivos le sobran. Es la cara visible de dos de las películas que deberán competir entre otras para representar a diferentes países en la competencia al Oscar a “Mejor Filme Extranjero”. Además de protagonizar El secreto de sus ojos, el filme de Juan José Campanella que representará a la Argentina, el actor es el intérprete principal de El baile de la victoria, la película de Fernando Trueba que fue seleccionada por España. Esta película transcurre en Chile y cuenta la historia de dos ex presidiarios y una bailarina muda. Es el primer trabajo de ficción, en siete años, del director de Belle époque, que ganara el Oscar en 1993. Pero los éxitos del actor argentino en España no se limitan a este doblete. El estreno de El secreto... en ese país fue un éxito: llevó 110.000 espectadores en sus primeros tres días. El filme –que quedó tercero en taquilla, detrás de Bastardos sin gloria, de Quentin Tarantino, y del thriller protagonizado por Bruce Willis, Identidad sustituta– recaudó 710 mil euros, y se calcula que podría llegar a los 3 millones en ese país. Es decir, cerca de 500 mil espectadores. “La tendencia es fijarse en los actores, quienes somos la cara visible de las películas. Pero hay un equipo de cien personas que trabajaron mañana, tarde y noche para hacernos las cosas más fáciles, entre ellos mi hijo. Ricardito formó parte de la producción de esta película, fue su primer trabajo”, señala con orgullo.

Chico de barrio. Se sabe que Ricardo escapa a los brillos, no es un amante de las pasarelas, las alfombras rojas, las estatuillas y las rondas de prensa interminables. Faltan cinco meses (el 7 de marzo próximo) para la gran fiesta de Hollywood, por lo que el actor intenta relativizar la trascendencia de lo sucedido: “No significa nada importante. Los países mandan una película como candidata para la selección final”, dice Ricardo desde su casa de Palermo.

–Apenas se supo la preselección de sus películas, usted intentó bajar el nivel de expectativa, ¿exageró un poco?

–Nunca dije que no me interesara, pero no me quita el sueño. Entiendo que lo que pasó es sinónimo de reconocimiento nacional e internacional. Me llena de orgullo que la gente de mi país haya elegido la película de Campanella para representarnos en la Academia. Pero la realidad es que allá va a un lote de 150 películas. Hay que ver qué pasa. Está en manos de otros.

–Dígame la verdad, ¿no le tembló un poquito el pulso cuando se enteró de las nominaciones?

–Hace veinte años me temblaba el pulso por todo. Ya no, mucho menos por un premio.

–¿Qué hará a partir de ahora?

–Esta semana comienzo a rodar por dos meses y medio, la película Noir, de Pablo Trapero junto a su mujer Martina Gusman.

–¿Terminará su año laboral bajo las órdenes de Trapero?

–Ojalá, pero tengo algunos documentales que hacer. Además, estoy pensando en la reedición de “Art” para este verano. Queremos hacerla en Buenos Aires. Todavía no hay nada concreto. Lo estamos pensando. Nos extrañamos con Germán (Palacios) y José Luis (Mazza), necesitamos volver al escenario y, sobre todo, a la obra.

–Usted es reacio a la alfombra roja, ¿lo sufrió en el Festival de San Sebastián?

–Bastante. Es muy dura la demanda de prensa con dos películas. Atendía periodistas a partir de las diez de la mañana hasta las siete de la tarde. No me quedaba otra, había que acompañar los filmes. Eso te impide disfrutar de otras cosas. Además, en los pasillos, algunos me perseguían para acercarme “el proyecto”. Fue agotador. Por las noches no dormía, me desmayaba. Por suerte estaba Flor, mi cable a tierra.



Leer más...

cholulos