lunes, 4 de diciembre de 2017

50 SOMBRAS DE BRANDONI







LA ASOCIACIÓN ARGENTINA DE ACTORES RESPONDE A LA RENUNCIA DE LUIS BRANDONI

En una escueta y respetuosa nota (que reproducimos), que no fue presentada personalmente por él, sino a través de una afiliada, el Sr. Luis Brandoni renunció a su condición de socio de la Asociación Argentina de Actores.




    Buenos Aires, 30 de noviembre 2017  
    A los miembros del Consejo Integral de la Asociación Argentina de Actores:  
    El motivo de esta carta es informarlos de mi decisión de renunciar a mi condición de socio de la entidad. Claro está que esto no implica que vaya a afectar mi obligación de efectuar los aportes a la organización sindical y a la obra social que, como sabemos, es obligatorio. 
    Lo que sí quiero dejar en claro, es que desde hace ya años no me siento representado por los afiliados dirigentes de la Institución. 
    Queda para mí el orgullo de mi pertenencia con el número 2.746 del año 1962, el honor de haber ejercido el cargo de Secretario General desde noviembre de 1972 al 9 de diciembre de 1983; y entre noviembre de 1996 y el 9 de diciembre de 1997. En ambos casos en forma Ad Honorem, tal como lo establecía nuestro estatuto.  
    Y finalmente, quiero manifestar el alivio que es para mí, relevarlos de la ominosa carga que significó para todos ustedes, el hecho de ser un afiliado de esa Institución.  
    Los saluda con respeto, Luis Brandoni.


Hasta aquí un mero trámite administrativo que no podríamos dar por certificado si no fuera por las declaraciones públicas vertidas en los medios con antelación a la entrega de dicha nota el día 1 de diciembre de 2017 en nuestra sede.

No tendríamos nada para agregar o comentar, salvo que la afirmación que Brandoni hace en la misma acerca de que su renuncia nos libera de la carga ominosa de tenerlo como afiliado, es una percepción subjetiva, que por supuesto respetamos pero que no compartimos, y que no sentirse representado por nuestra conducción es algo probable y normal: Es imposible conformar a todos, todo el tiempo, pero no es un problema insalvable si sucede en una entidad como la nuestra, con alta calidad democrática, en donde existe la posibilidad de elegir y ser elegido en elecciones libres que de forma ineludible se llevan a cabo cada tres años. La discusión, el debate, las diferencias ideológicas, religiosas y hasta partidarias, son parte de nuestra vida cotidiana pero si, tal como reza nuestro estatuto, esto sucede en un marco de respeto, no son un problema grave que provoque tan terrible malestar que necesite un alivio como el que propone Brandoni con su renuncia.

Sin embargo el hecho de que antes de comunicarle la renuncia a su sindicato lo haya hecho por los medios de comunicación y en los términos en que lo hizo, nos despierta algunas dudas y nos permite, o mejor dicho nos obliga, a hacer algunas aclaraciones, entre ellas que con esa actitud violó ese estatuto que dice defender, el que ahora, en su condición de NO Socio, no está obligado a cumplir, quizá eso sí signifique un “alivio” para él.

Y la duda es: por qué un actor talentoso, preciso y medido, con esta actitud queda preso de una sobreactuación, vaya uno a saber con qué fin o ambición política. Tomando sus declaraciones públicas, son claras las diferencias políticas y gremiales que tenemos con Brandoni, pero vale la pena aclarar que no son nuevas. Esas diferencias han quedado expuestas en varias oportunidades, tanto en alguna asamblea interna como en comunicados públicos y no tienen que ver con el amañado nombre que acuñó para referirse a nuestro sindicato como la "Asociación Kirchnerista de Actores", sino con posiciones suyas que, consideramos, lo alejan de los intereses de los trabajadores actores.

Además de aclarar que ninguno de nuestros dirigentes milita en ninguna organización Kirchnerista, lo cual tampoco sería un inconveniente, él mismo nunca dejó de ser un militante Radical aún siendo dirigente, nos preguntamos:

¿Qué sería ser la Asociación Kirchnerista de Actores para Brandoni? ¿Haber festejado recuperar las paritarias como marco de discusión para la recomposición de nuestros salarios, que luego de la década del 90 y hasta el 2003 habían quedado congelados, (para tomar solo un ejemplo: el bolo de televisión estaba en $46 y aún habiendo conseguido un 100% llevándolo a $92 nos resultaba insuficiente)? ¿No haber cerrado nunca una paritaria de ninguna de las ramas a la baja?

¿Haber recuperado y acrecentado el patrimonio de nuestro sindicato tanto edilicia como estructuralmente para el control del cumplimiento de nuestros convenios?

¿Respetar las decisiones democráticas de las asambleas?

¿Expresarnos a favor de los Derechos Humanos y no pensar que son un curro? ¿Sostener que los Detenidos Desaparecidos son 30.000 y repudiar los dichos y actitudes negacionistas?

¿Promover la búsqueda de los nietos apropiados por la Dictadura apoyando la causa de las Abuelas de Plaza de Mayo y aportando a la difusión mediante nuestra prensa y nuestro trabajo artístico a Teatro por la Identidad?

¿Marchar cada 24 de Marzo con las siluetas y los nombres de nuestros 28 compañeros actores detenidos desaparecidos?

¿Habernos emocionado cuando se bajaron los cuadros de los dictadores Videla y Bignone?

¿Preocuparnos por la represión de la protesta social? ¿Habernos expresado contra la detención política de Milagro Sala?

¿Solidarizarnos con los familiares del ARA San Juan?

¿Exigir justicia por la muerte de Santiago Maldonado, y por la muerte de Rafael Nahuel ocurridas tras una represión?

¿Defender a rajatabla la libertad de expresión solidarizándonos con Víctor Hugo Morales, obstinado difusor de nuestra actividad actoral, cuando fue despedido?

¿Trabajar incansablemente para tener más y mejores convenios colectivos de trabajo?

¿Haber luchado como otros muchos dirigentes que nos antecedieron y conseguido que se sancione la Ley del Actor que posibilita la jubilación de nuestros trabajadores, la misma que él dijo no haber leído y que no iba a leerla pero a la que se oponía?

¿Haber conformado una agrupación gremial, transformarla en Lista, presentarse a elecciones libres y democráticas y ganarlas consecutivamente durante varios años, como ha pasado con otros movimientos en nuestro sindicato, entre ellos el mismo por el que Brandoni llegó a ser Secretario General?

¿El haber realizado una asamblea de reforma de estatuto que democráticamente decidió cambios en su estructura dirigencial obsoleta, poco ágil para las necesidades del proyecto gremial, y para optimizar el funcionamiento del sindicato que cada dos años renovaba autoridades dándole poder de decisión a los empleados, sin poder desarrollar un proyecto con autoridad real?

¿El haber impulsado y fundado una Sociedad de Gestión (SAGAI) que garantice el cobro del Derecho de Propiedad Intelectual del Actor Intérprete? ¿El habernos opuesto a cualquier intervención extranjera que dictamine como conducir nuestra sociedad de gestión?

¿Será tal vez haber saneado las finanzas de nuestra Obra Social a través de una administración responsable y transparente que permitió cerrar la convocatoria de acreedores heredada? ¿O ser protagonistas de la lucha gremial llevada a cabo para recaudar los fondos que la sustenten para dar la cobertura solidaria de salud que él mismo utiliza?

Sorprende que con un discurso de exigencia democrática, se intente deslegitimar a la conducción de nuestro sindicato acusándola de estar ligada a un partido político, presentándola como vulnerando el Estatuto, intentando demonizarla, pero sobre todo simplificando sesgadamente lo que debería ser el verdadero debate: Qué sindicato de actores quiere Brandoni.

Quizá, si no tuviera el desprecio democrático que manifiesta en la realidad, podría haberse presentado con una propuesta en las recientes elecciones del sindicato y plebiscitarla. Pero no, en vez de eso, negándose a reconocer que esta conducción ganó esas elecciones con el 70% de los votos, renuncia diciendo que no lo representamos. Este último acontecimiento, el de la renuncia a su sindicato, que se da en el medio de una pelea con la patronal de televisión tras la negativa de la misma a cerrar las paritarias del segundo semestre de 2017, con una campaña general de desprestigio y estigmatización de las organizaciones gremiales movilizadas desatada por parte del gobierno para imponer una indignante reforma laboral, previsional y tributaria, lo presenta a Brandoni, una vez más, siendo funcional a los intereses empresarios como lo fue cuando votó la Ley de Flexibilización Laboral en el Congreso de la Nación siendo diputado de la Alianza, la tristemente célebre Ley Banelco.

(Link versión taquigráfica: http://www4.hcdn.gov.ar/dependencias/dtaquigrafos/cxvii-44.html)

 De qué valen los ideales setentistas de su primer mandato como Secretario General, promoviendo y generando los Convenios Colectivos de Trabajo de nuestra actividad que nos rigen hasta hoy, sí en el paso por la función pública como legislador de extracción sindical, con su actitud, borró con el codo lo que escribió con la mano.

De qué vale la resistencia a la dictadura si después, en democracia, se actúa siendo funcional a los postulados e intereses económicos que fueron el origen de la misma. El odio, muchas veces, no permite ver la realidad, tiñéndola de ese sólo color. Solamente por un odio mayor se puede abandonar la organización gremial a la que se pertenece, organización gremial que seguramente y porque así debe ser, seguirá defendiéndolo si sus derechos laborales fueran avasallados.


Consejo Integral en funciones
Consejo Integral Electo
Directorio Obra Social Actores
ASOCIACIÓN ARGENTINA DE ACTORES







Leer más...

domingo, 20 de agosto de 2017

1 FESTIVAL DE ARTE TRABAJADOR





Una forma de dar batalla cultural
El colectivo Radar de los Trabajadores, que articulan las secretarías de Cultura de varios gremios, lleva adelante este encuentro que presentará cincuenta obras. “Es un ámbito más donde es necesario pararse a defender espacios, proponer y discutir”, dicen los organizadores...


Radar de los Trabajadores, joven colectivo de intercambio y articulación de la producción cultural del movimiento obrero en el que confluyen más de veinte gremios, presenta una iniciativa a la que define como “única” en la historia argentina. Se trata del Festival de Arte Trabajador, que pondrá en escena más de 50 espectáculos en los que participan afiliados de distintos sindicatos, durante todo septiembre, en diversas sedes y con entrada a la gorra. La única condición de la convocatoria que se abrió para la programación era que los espectáculos tuvieran en su equipo al menos un afiliado de alguno de los gremios que integran Radar. Podían ser propuestas de teatro, danza, circo, clown, títeres y teatro musical. El Festival culminará con el “1º Encuentro Trabajo y Cultura”, espacio de reflexión y debate anclado en este momento histórico.

El colectivo tiene menos de un año y lo articulan las secretarías de Cultura de gremios como el de los Trabajadores del Subte y el Premetro, Uocra, ATE Capital, Suteba, Sadop, Sutep, La Bancaria, Ctera, Suterh y UTE, entre muchos otros. En él conviven sindicatos tanto de CGT como de CTA.

 “Es algo que lo diferencia de anteriores experiencias. Nos nutre, es un valor, es la primera vez que se da. Las construcciones de estos sindicatos a lo largo de la historia del movimiento obrero han sido desde diferentes convicciones y morfologías. Sus secretarías de cultura hacen cosas muy diferentes. Así que hay mucho intercambio de experiencias y muchas miradas”, explica María Frondizi, integrante del equipo de cultura de ATE Capital, y del que produce y coordina el festival y el encuentro.




En un manifiesto que data de abril de este año, Radar de los Trabajadores definió sus propósitos: “Frente a un nuevo avance neoconservador que se propone vulnerar otra vez las conquistas laborales, sociales y culturales de los argentinos, los trabajadores organizados decidimos formar un espacio que defienda, consolide, divulgue y promueva la producción cultural, educativa y de formación del conjunto del movimiento obrero. No sólo entre las propias organizaciones gremiales sino de cara al conjunto del pueblo argentino”. Con este mismo espíritu, Radar lanzó en julio la convocatoria para participar del Festival de Arte Trabajador.  

“El objetivo es la difusión de los espectáculos que integran nuestros compañeros. Abrirle la puerta a las expresiones artísticas de los trabajadores, entendiéndolos como individuos completos que tienen otras inquietudes y maneras de expresarse por fuera del horario laboral”, resume Ayelén Fagiani, del área de cultura de La Bancaria seccional Buenos Aires.

Otro objetivo, como detalla Frondizi, es “poner en valor la producción cultural de los sindicatos”. “Todos los gremios de Radar trabajamos muy fuertemente en el ámbito cultural. Generamos eventos, tenemos medios de comunicación o programas, y algunos, espacios de cultura. Es una manera de compartir este trabajo con la comunidad”, completa. Hubo solamente un mes para responder a la convocatoria y llegaron más de 50 propuestas. La única condición era que en los espectáculos al menos un miembro del equipo estuviera afiliado a alguno de los gremios de Radar, sin importar si su cumplía su rol arriba o debajo del escenario. “Hubo muchísima respuesta y variada entre todos los sindicatos. Me sorprendió mucho la respuesta de danza. Hay muchísimos espectáculos de danza y de teatro; hay menos de títeres y clown. Y hay para adultos e infantiles”, puntualiza Fagiani. Será un encuentro no competitivo que incluirá en su programación a todas las obras que se postularon.

El evento también dará visibilidad a las salas de los propios sindicatos, que funcionarán como sedes, junto a los teatros La Máscara, Hasta Trilce y Habitar Gómez: el Auditorio Malvinas Argentinas (La Bancaria), Sala Gastón Barral (Uocra), Caras y Caretas (Suterh), los auditorios de UTE, Sadop y de la Asociación del Personal Superior de Empresas de Energía (Apsee). Las funciones serán de jueves a domingos, con entrada a la gorra. “Las salas van a funcionar en paralelo, la mayoría a la misma hora. El ingreso no es restrictivo. En un momento neoliberal, cuando es tan difícil acceder a espectáculos, abrimos a la comunidad la posibilidad de tener un montón de funciones a su disposición”, remarca Fagiani. Aunque sería muy difícil sintetizar las características de tal cantidad de materiales, más allá de las estéticas diversas un patrón común es que todos forman parte del circuito independiente.

“Necesitamos dar la batalla cultural, participar activamente y reflexionar desde dónde producimos y creamos cultura”, dice Frondizi, al referirse al “1º Encuentro Trabajo y Cultura”, que ocurrirá el 29 y 30 de septiembre, a modo de cierre del festival. Con invitados de los medios, la política y la cultura, se organizarán mesas de trabajo sobre diferentes ejes. Radar configurará un documento y definirá sus líneas de acción. “El eje transversal es la emergencia cultural. El vaciamiento de las políticas culturales o la no política cultural que está llevando adelante (el macrismo). Consideramos que es un momento vital, a todo nivel, para la participación y la mirada de los sindicatos, y la cultura es un ámbito más donde es necesario pararse a defender espacios, proponer y discutir”, amplía. Derechos y políticas; producción artístico y cultural; gestión, prácticas y territorios; cultura y trabajo y cultura y medios serán algunos de los tópicos de discusión. “El encuentro entiende a la cultura desde el punto de vista antropológico, más allá de lo artístico, y se preguntará cómo poner en discusión el modelo hegemónico”, anticipa Frondizi. “Estamos convencidos de que la unidad pasa por la cultura”, concluye Fagiani.





Leer más...

lunes, 14 de agosto de 2017

MI JUAN, entre el "ser" y el "deber ser"









El sábado 12 de agosto, a las 22, se estrenó «Mi Juan», una historia bien argentina, la vida de un argentino que se debate entre el "ser" y el "deber ser"... (al final de cuentas, nos pasa a todos lo mismo)

Próximas funciones: sábados 19 y 26/8, en Teatro Núcleo, Av. Maipú 3143, Olivos.

Reserva y venta de entradas por Alternativa Teatral o en el teatro. Reservas al teléfono 4711-9424
Precio único $150.-










Leer más...

sábado, 8 de julio de 2017

A PROPÓSITO DE LAS DECLARACIONES DE LUIS BRANDONI





Ocurrió una vez, que un presidente argentino pidió perdón en nombre del Estado por las atrocidades cometidas durante la dictadura Cívico Militar. Eran tiempos sin dudas sobre los roles que había desempeñado cada quién y cada cual. A pocos, muy pocos, se les hubiera ocurrido dudar de esa complicidad. El rumbo era, y es, la memoria, la verdad y la justicia. Se graficó claramente con el descuelgue de un cuadro, pero faltaban, y se sabía, otros cuadros que descolgar. Era la tarea pendiente para seguir avanzando.





La acción negacionista de lo ocurrido durante la nefasta etapa del gobierno de facto que condujo el terrorismo de Estado en nuestro país, puede adquirir distintas formas. Desde negar la cantidad de compañeros detenidos desaparecidos, hasta negar la criminalidad de lesa humanidad al pretender equiparar a los torturadores con presos comunes caracterizándolos de "viejitos enfermos", pasando por la negación de la participación y complicidad de civiles (como ocurrió con las infelices declaraciones de Luis Brandoni) en el negro plan que tiñó de luto parte de nuestra historia. Aunque nos resulte obvio para algunos, habrá que recalcar, sostener y argumentar que sin la complicidad civil de: dirigentes políticos y sindicales, medios periodísticos, comunicadores y sobre todo grupos empresariales con intereses económicos concretos, hubiera sido mucho más difícil semejante horror e impunidad. 

Cuesta entender que hoy en democracia, aunque golpeada y en riesgo, se deslicen irresponsables afirmaciones en medios públicos que, o quieren distraernos de los problemas angustiantes que nos invaden y vivimos a diario, o son una manera de pensar que tiene coherencia y estrecha relación con haber votado la ley de flexibilización laboral, la tristemente célebre "Ley Banelco", cuando fue diputado.

De una u otra manera, todas razones funcionales al "cambio" de época, a la mutación cultural en retroceso que apunta a invisibilizar al verdadero enemigo, lo que nos impide, por lo menos, no tropezar con la misma piedra, metáfora de: No seguir ayudando a generar las condiciones para la instalación de la pérdida de derechos ciudadanos, usando el disfraz que hoy en día use.

Por Memoria, Verdad y Justicia.
Por nuestros 28 Compañeros Actores Detenidos Desaparecidos.
Por los 30.000.

Pedimos disculpas por las declaraciones públicas de un afiliado nuestro al tiempo que rechazamos enérgicamente las mismas.

CONSEJO INTEGRAL








Leer más...

domingo, 26 de marzo de 2017

"LA ALEGRIA" de Ignacio Apolo






LA ALEGRÍA es una obra cuya dramaturgia y dirección es de Ignacio Apolo. Un jugoso reportaje sobre el Teatro, los actores y todas sus facetas, en el programa A pesar de todo por RADIO LA VOZ  www.rlvradio.com.ar

«A raíz de un accidente con la moto, los hijos de Cristi regresan al pueblo para reunirse nuevamente en la vieja casa familiar, donde conocen al nuevo novio joven de la madre. Esta circunstancia desplaza otras situaciones que el público irá descubriendo a medida que transcurre la obra. Pasado, presente y futuro se desvanecen en los relatos de estos personajes, con alegría impuesta...»

"La alegría es una negación de la muerte. Lo único que sabe el ser humano es que se va a morir. No puede estar alegre -explica-. En el mundo de la conciencia, existen la enfermedad, la muerte, el dolor. Tenés que ser un niño, inconsciente, y conectarte con algo primitivo para sentir alegría. Hay una alegría idiota que es la simple negación de la muerte, y la otra es trascendente, es atravesar el dolor y responder con alegría..."





fuente
http://apesardetodoradiolavoz.blogspot.com.ar/












Leer más...

miércoles, 15 de marzo de 2017

La Multisectorial Audiovisual Activa un Plan de Acción Federal







Mesa  
Multisectorial por el Trabajo, la Ficción 
y la Industria Nacional Audiovisual

Vemos con inquietud y preocupación que el Poder Ejecutivo ha omitido toda consideración temática, ligada a la importancia de las industrias audiovisuales y la presencia de contenidos nacionales, especialmente los de ficción, y al trabajo Argentino en los medios de comunicación, las redes y las plataformas diversas, en la Resolución N° 9/2016 del Ministerio de Comunicación, para el anteproyecto de Ley Marco regulatorio para las Telecomunicaciones y Servicios de Comunicación Audiovisual, ni la Resolución N° 1394 del ENACOM.

Las profundas dificultades que atraviesa la industria Audiovisual, requieren de un debate social con la participación de todos los sectores del trabajo y la producción, tanto técnica como creativa. Autores, directores, actores, productores y músicos entre otros, son de vital importancia para pensar el marco regulatorio de toda la actividad en su conjunto, especialmente en momentos de globalización y convergencia tecnológica donde los contenidos Audiovisuales transitan la multiplataforma, con fuerte riesgo de pérdida de derechos laborales, autorales y comerciales.

Los contenidos audiovisuales culturales, especialmente de ficción, han sido un estandarte social, cultural, económico y de trabajo para la imagen representada de la Argentina, ampliando la posibilidad turística, exportando bienes culturales y sociales en todo el mundo. La mesa Multisectorial propone recuperar los más altos estándares internacionales en la producción de la industria Audiovisual, solicitando al gobierno Nacional, al Ministerio de Comunicación y la Comisión especial para la confección de la propuesta de Ley, incorpore los puntos antes expresados como faltantes y considere los aportes de todos los sectores del trabajo y la producción, artística y técnica, de la Comunicación Audiovisual al debate y al anteproyecto.






La Multisectorial Audiovisual Activa un Plan de Acción Federal 
Conferencia de Prensa








Leer más...

cholulos