domingo, 22 de marzo de 2009

La representación






Creo que esta convocatoria fracasó porque se inscribe en una dimensión muy diferente de la que recordamos alrededor, por ejemplo, de la del falso ingeniero Blumberg. En aquélla, recuerdo perfectamente, hubo muchísimas pancartas de gente pobre que también y sobre todo padece la inseguridad. Esta vez, la convocatoria fue excluyente, pese a que los grandes medios, que fueron los que la montaron, la promovieron como “contra la inseguridad”. No fue una marcha contra “la inseguridad”, ni como quisieron hacer parecer sus promotores, una marcha espontánea organizada a través de Facebook y vecinos. Fue algo organizado, promovido y manijeado a partir del desborde de algunas celebrities descerebradas, básicamente desde TN y los grandes medios, para hacer coincidir un “reclamo popular” con un debate en el Parlamento, y con un perfil netamente político opositor.

La oposición y sus líderes inesperados, como el rabino Bergman, cometen una grave omisión: actúan como si el Gobierno no representara a nadie, como si realmente fuera una “dictadura”. Y no lo es, obviamente. Están tan cebados por el antikirchnerismo, que olvidan que el kirchnerismo tiene votantes, militantes, defensores y sectores que se sienten representados por el Gobierno frente a los garcas, chetos, gorilas, derechistas, fachos, bizarros de todo tipo que confluyen en la oposición. ¿Representa “al pueblo” Patricia Bullrich más que Cristina Fernández? ¿Representan “al pueblo” “nuestros amigos del campo” más que los diputados y senadores electos que conforman una mayoría? Los próximos pasos son deslegitimar a la mayoría en beneficio de una minoría que sabe mejor que los demás qué le conviene al país. La gente está preocupada por el delito, es absolutamente cierto, pero no es suicida. Estar en esa plaza, para la gente pobre, hubiese sido actuar en contra de sí misma. Esa plaza se representó a sí misma, a sus intereses, y a nadie más.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

cholulos